A los 27 tengo…

De los veintisiete no se dice nada mítico, dramático ni poético, no soy el cuarto de siglo de los 25 ni el tan mencionado tercer piso, tampoco el famoso veintiocho de los artistas, pero bueno, son los años que cumplo hoy y se supone que, con la cercanía a los treinta, ya debería ser una mujer hecha y derecha, con carrera, independiente, marido, hijos, carro, casa y beca… Y como nada de eso he alcanzado aún decidí hacer una breve entrada de las cosas que tengo y que me hacen feliz