Motañita Ecuador, entre el paraíso y la rumba

Paisaje de Montañita

Montañita es uno de los destinos más apetecidos en Sur Améríca. Ubicado en Ecuador, en plena ruta del sol, es reconocido por sus bellas playas y su rumba brava. Montañita no es, en absoluto, como los sitios a los que usualmente viajo. Sin embargo con un grupo de amigos ya encaminados ¿por qué no?.

Salida de Cali

Llegué al terminal de Cali con el corazón en la mano. Estaba próxima a tener una experiencia completamente diferente. Nunca había pasado un año nuevo lejos de mi familia y también era la primera vez que salía del país.

Abordamos un bus rumbo a Ipiales a las nueve p.m. con la esperanza de dormir las horas que la ansiedad no me había dejado la noche anterior. El viaje estuvo tranquilo y llegamos a Ipiales cerca de las siete de la mañana. Estuvimos en Rumichaca, la frontera con Ecuador, en 15 minutos.

El trámite en inmigración, tanto en Colombia como en Ecuador, fue rápido, aunque contamos con suerte, pues al poco tiempo la fila ya llegaba a unas cien personas. Con nuestro pasaporte andino, un papel que parece un recibo de supermercado, pero que era nuestra carta de entrada al país, tomamos rumbo a Tulcán.

Llegada a Tulcán

Llegamos a Tulcán a las nueve de la mañana, y en el terminal nos avisaron que el siguiente bus a Guayaquil, nuestro siguiente destino, no saldría sino hasta las tres de la tarde. Decidimos pasear un poco, y fuimos al cementerio José María Azael Franco Guerrero, famoso por sus hermosos jardines. Este lugar cuenta con figuras hechas en árboles de ciprés y setos, principalmetne de figuras precolombinas.

El paseo fue refrescante, especialmente si teníamos en cuenta que nos esperaba un viaje de 15 horas hasta Guayaquil. Abordamos el bus a la hora acordada, y esté emprendió rumbo con una exactitud que nos sorprendió.

Al viajar de día tuvimos la oportunidad de disfrutar de los hermosos paisajes que tiene Ecuador, con unas carreteras envidiables, que nos hicieron cuestionar sobre cómo sería nuestro país si el dinero de los impuestos se usara como es debido.

Guayaquil en Ecuador

A Guayaquil llegamos a las cinco y media de la mañana, con el tiempo justo para desayunar y tomar el siguiente bus a Montañita.

El paisaje aquí es extraño, pasa de montañoso a desértico, y de pronto, después de una curva inesperada, la carretera se estrella de frente contra un mar azul y cristalino. El bus empieza entonces a bordear la costa y uno de mis amigos me informa que estamos recorriendo la ruta del sol.

La vista es exactamente como se lo han contado. Una seguidilla de playas blancas y hermosas, con un mar a veces picado y a veces tranquilo, que se estrella incansable contra la arena.

Finalmente, después de 36 horas de carretera y a dos días de haber salido de Cali, llegamos a Montañita.

Llegada a Montañita

Montañita es una ciudad playera, repleta de hostales y locales coloridos. Restaurantes de las más diversas gastronomías y clubes nocturnos exagerados (como la discoteca Alcatraz, con su temática carcelaria) siguen la línea de lo hotelero, pero sin embargo, sigue siendo un pequeño lugar dulce en la costa ecuatoriana.

Encontramos hostal rápidamente a un precio de 10 dólares el día. Lo que nos pareció muy cómodo e inmediatamente nos dirigimos a la playa.

Hay algo importante que recordar sobre Montañita, y es que tiene un ambiente rumbero todo el día. Puedes comprar cerveza en el momento mismo que abren las tiendas, y esta cuesta solo 1,25.

Los días se van pasando y uno va perdiendo la noción del tiempo. Llega el punto en que los recuerdos se entrecruzan, como si en Montañita nos contagiáramos de la enfermedad del olvido que azotó a Macondo.

Actividades en Montañita

En la mañana salir a pasear por la playa tranquila, en la tarde gozar de un rico almuerzo y una caminata por la calle de las artesanías. Bailar un rato en la calle de los cocteles e ir prendiendo motores para una nueva noche de rumba. Los hostales, las discotecas, la calle, la playa, todos los lugares están dispuestos a recibirte.

Montañita tiene de todo para todos. Hay hostales y restaurantes costosos y de precios moderados. Puedes conseguir en la calle un seviche exquisito, al lado de un puesto de hamburguesas. Hay actividades deportivas, paseos en lancha, observación de animales, etc.

Tal vez algo que me hizo falta durante esta aventura, fue la experiencia Ecuatoriana. Es difícil conseguir restaurantes de comida autóctona. Pero pueden conseguir platos como el corviche (una especie de cosita rellena de atún, con ensalada y mayonesa) y las mejores mazorcas que haya probado en la vida (gratinadas con queso, chimichurri y mantequilla). La música era casi la misma que escucho en Cali, ni se imaginan como está pegada la Salsa Choke. Así que en cuanto a eso, creo que Montañita está demasiado internacionalizado.

Un ardiente inicio de Año

El 31 de diciembre fue todo un espectáculo. Las personas acudieron a la playa de forma masiva, a un show pirotécnico como pocos.

El último día del año se consumenrápido y la energía se podía sentir en el ambiente. Ese día estuve todo el día en la playa, relajándome y preparándome para lo que sería un gran noche.

La noche llegó con rapidez y salimos a buscar algo de comer en las calles repletas. A las diez nos dirigimos a uno de los bares que se encuentran en la playa. Sin embargo el espectáculo estaba en la playa misma.

Lentamente, y después de forma masiva, empezaron a llegar personas de todas direcciones. La playa empezó a bullir, y en el mar se reflejaban los destellos que seguían al estallido de la pólvora.

La pólvora se hacía cada vez más frecuente, en un espectáculo que iluminó el cielo y el agua por igual. Amarillos, verdes, rojos y blancos dominaban el firmamento.

Un centenar de globos eran enviados al cielo, con la esperanza de que sus velitas iluminaran el año que empezaba.

Últimos minutos de 2017

Alrededor de las 11:40 pm llegaron los surfistas, con toda su indumentaria preparada para tomar la primera ola del año. Corrieron por la playa entre los gritos de los chilenos y argentinos, que cantaban a grito herido las canciones de las barras bravas de sus selecciones. Y por supuesto, ahí donde escuchábamos los madrazos como apellido del país, estaban los colombianos.

Los surfistas se echaron al mar y las personas empezaron a apilar los años viejos, cientos de ellos . Estos se encendieron y todo fue detonaciones. Las personas se alejaban como prevención, pero después se reunieron al calor de la improvisada fogata.

Algunos se lanzaron al ruedo y empezaron a danzar alrededor del fuego. Sus rostros se iluminaban en naranjas y amarillos, mientras saltaban desafiando a la hogera.

Abrazos de feliz año empezaron a llegar de todas partes, bajo ese cielo encendido de pólvora y globos. La arena ardía al calor de las fogatas mientras cientos de corazones agitados, extranjeros, desconocidos, se revolucionaban con la danza del fuego.

PDT: No les dije lo mejor, este viaje (de 9 días) lo hice con 720 mil pesos (220 Dólares aproximadamente).

 

 

7 Replies to “Motañita Ecuador, entre el paraíso y la rumba”

  1. ¡Veo que no empezaste mal 2018!

    1. Siiiii… fue increíble!! y ni te imaginas este año… ha sido genial!!! Ya les voy a ir contando de a poquitines. ¿Tu cómo estás? hacía rato no blogeamos

      1. Yo bien, pero mi fin de año fue más soso… Que al final los que vivimos en la diáspora empleamos las vacaciones para volver a casa.

        1. Ah bueno, riquísimo! Ves a tu familia y te terminas sintiendo extraño en tu propia casa 😛

  2. Enhorabuena Kaldina, un gran viaje, y muy bien descrito. Pura envidia me da, sana, eso sí, pero envidia.

    1. jajajaja… siiii fue grandioso. Me divertí muchísimo. Por qué no te vas de viaje y me cuentas? Así nos antojamos mutuamente

  3. […] Montañita Ecuador, entre el paraíso y la rumba – Experiencia de fin de año Montañita es uno de los destinos más apetecidos en Sur Améríca. Ubicado en Ecuador, en plena ruta del sol, es reconocido por sus bellas playas y su … Mis Blogs Favoritos 3d […]

¿Te gustó el artículo? ¿Qué opinas de el?