¿Por qué a un joven pobre le enseñan filosofía?

Toda una polémica se ha desatado por el cuestionamiento del alcalde de Cartagena, Manuel Vicente Duque Vásquez, sobre por qué deben estudiar los muchachos pobres filosofía.

Según el alcalde a esos jóvenes se les deben enseñar herramientas que les permita defenderse en la vida.  Para enfatizar más su perspectiva el alcalde dijo: que los muchachos salían de grado once sin saber hacer nada productivo.

Ahora, porque señalo la palabra, porque en ella está la base de toda la discusión. No criticaré la opinión del alcalde porque a la larga es una idea muy difundida. Solo corresponde a un exceso de pragmatismos que termina siendo muy perjudicial.

Pero ¿cuál idea es esa?. Simple, que la labor de pensarse ideológica, política e intelectualmente el país le corresponde a la élite. El rol de los “muchachos pobres” está como mano de obra.

Miremos a ver si ese mismo alcalde es capaz de mirar a uno de esos niños y explicarle en la cara por qué no debe estudiar filosofía.

Que le diga que, a pesar del discurso, él no va a tener oportunidades de emplearse, estudiar o hacer algo diferente porque vivimos en un mundo desigual que privilegia a algunos y que este no es su caso. A los jóvenes se los invita a soñar con el progreso pero no se les da opciones para que lo alcancen.

Niño pobre

Oportunidades reales

¿Para qué le sirve a un muchacho pobre saber filosofía?. Para qué le va a servir pensar si a la larga lo que la sociedad, representada por sus políticos e instituciones, esperan de él que sea una máquina. Que no se cuestione, que sea un idiota útil que pueda desempeñar perfectamente un rol operativo.

Sin embargo, revisemos qué ocurre en Colombia. En el país sólo 20 de cada 100 jóvenes que terminaron bachillerato asistirá a la universidad, De estos el 45% desertará antes de finalizar sus estudios superiores.

Falta ver cuál es el porcentaje de esos jóvenes que se encuentra además en situación de pobreza. Según un estimado de la Universidad de la Sabana sólo el 3,8% de los jóvenes que finalizan la universidad pertenecen a esta población.

Aún así, no es que estén haciendo mucho fuera de las aulas. Los jóvenes son una de las poblaciones con mayor índice de desempleo. Un joven pobre no tendrá posibilidades de educarse a nivel superior, posiblemente tampoco a nivel técnico o tecnológico.  Tampoco tendrá posibilidad de emplearse, ¿Cuáles son las opciones reales que les quedan?.

A pesar de este panorama, creo yo, es importante educar ciudadanos reflexivos. Además de estar interesados por su propio entorno y con las capacidades de entender lo qué les pasa. Sin embargo  con un sistema de educación calificado como uno de los peores del mundo, dudo mucho que siquiera tengan esa posibilidad.

6 pensamientos sobre “¿Por qué a un joven pobre le enseñan filosofía?”

  1. Impecable. Es un discurso nocivo que se está imponiendo en todo el mundo. En España directamente han quitado filosofía de Bachillerato y se acosa descaradamente a todas las asignaturas de humanidades, que son las que permiten cultivar valores inmateriales que forman parte de la esencia de la vida. El mensaje es que el objetivo existencial de una persona es simplemente producir y consumir como una máquina.

    1. Si, y sabes que las entidades encargadas de dar becas privilegian las “ciencias duras” a las ciencias sociales, especialmente en áreas como arte, comunicación o filosofía.

¿Te gustó el artículo? ¿Qué opinas de el?