Dejo el feminismo, el regreso al sendero del humano promedio

Me imagino que es por la edad, pero llegué a ese punto en la vida en el que uno deja de ser tan radical con todo, así que si, abandono el feminismo.

Hace un par de semanas salí con un amigo a cine y después fuimos por una cerveza, mi amigo no consume licor (no sé cómo le hace) pero no tiene problema en acompañarme cuando me da por esas. En el sitio se encontró a un amigo de él y nos quedamos hablando con él.

Como se imaginarán una cerveza se convirtió en tres y ya cuando íbamos como en la quinta me empezó a dar pena con mi amigo. Veníamos de cine, era tarde, había trabajado todo el día y bueno, daba pena. Entonces, antes de pedir la próxima cerveza le pregunté “¿Estás aburrido o pido la otra?”.

Para mi sorpresa los dos se quedaron mirándome y empezaron a burlarse porque yo le estaba “pidiendo permiso” a mi amigo para seguir tomando. Es más, uno me dijo sumisa. Y me quedé estupefacta, después me dijeron que era bromeando y demás, pero creo que eso estaba sustentado en algo más poderoso, porque el discurso, así sea en broma, revela imaginarios. De modo que concluí que la cosa ha llegado al punto de que una mujer que tiene una atención o algún tipo de consideración con un hombre es una sumisa.

El problema con el discurso

Sé que la cosa no es para dramas (y yo con esa facilidad para exagerar), pero me dejó mucho sobre que reflexionar.

Hablando con un amigo trans frente a su proceso de resignación de género,  me decía que más allá de que le pidieran que pagara la cuenta y eso, lo que notaba es que las personas son menos consideradas con los hombres que con las mujeres, y menos consideradas con todo.

Hollebecq escribe mucho sobre lo masculino en la sociedad actual (que está definida como la sociedad del éxito) ¿Cuándo se considera que un hombre es exitoso?, preguntando entre mis amistades (nunca antes me había preguntado lo que era ser hombre en la sociedad, sé como suena, pero no lo había hecho) saltaron cosas como tiene dinero, tiene propiedades, tiene un buen cargo, consigue mujeres hermosas; y al preguntar sobre la mujer decían, es feliz, dueña de si misma, se ama, es empoderada, etc.

Vanessa Cardoso más que amigos
Propiedad de Vanessa Cardoso

En pocas palabras, se califica el éxito del hombre desde lo material y la mujer desde lo emotivo. Los manes están re jodidos.

Entiendo que la lucha por la igualdad de género tiene muchas aristas, muchos recovecos, pero hay discursos que, en serio, son absurdos.

Me molestó mucho encontrar en el día del padre el Facebook plagado de mensajes de madres que reclamaban ese día como el día del Padre/Madre, que los hombres eran abandonadores, desgraciados, miserables, ruines y puede que en algunos hogares eso sea así, pero vamos. ¿Se imaginan esa misma cantidad de memes hablando sobre las madres que alejan a los padres de sus hijos o que los usan para chantajear emocionalmente a la pareja, en el día de la madre?… Creo que acabo de tener una maravillosa idea para el próximo año, ya les contaré si sobrevivo.

Ya no basta con que las mujeres tengamos los mismos privilegios que los hombres, o luchemos por ello, ahora hay que descalificarlos en todo lo que hagan. No sé en qué momento el hombre se convirtió en un enemigo que no tiene derecho a la menor consideración.

Ahora, para la cereza que le hacía falta al pastel, hace poco me escribió un amigo para decirme que conoce a alguien que me puede interesar. Y yo, vale, preséntamelo. Y mi amigo me dijo que no, que tenía que escribirle al Facebook para invitarlo a salir. Le dije que no, y mi amigo me dijo que él pensaba que yo era una “hembra alfa”.

No sé qué carajos significa ser una hembra alfa, pero tampoco sé qué tiene que ver mi “estatus” (supongo) de esa clase de mujeres con no querer hablarle a un tipo que no conozco y que posiblemente ni sabe que existo por Facebook. ¿Qué tiene que ver?… alguien me explica, en serio, no entiendo.

Siento que muchas de esas posturas no tienen nada que ver con el feminismo, tienen que ver con la necesidad de ser reconocido, admirado, con el ego de sentirse fuerte pisoteando a otros, porque si, ahora está de moda eso de que la mujer que atropella a un tipo es una guerrera y el hombre que lo hace con una mujer es un patán.

Últimamente me he dado cuenta que el imaginario que está predominando de una mujer fuerte es el de una patana, grosera, promiscua, borracha, es decir, el estereotipo del mal marido del que nuestras madres lucharon por escapar.

raquelsantana Circo
Imagen propiedad de raquel santana

Creo que después de más de 60 años de discurso de género la cosa debería avanzar de si uno es mejor que otro, si los hombres son así, o las mujeres asá, de si somos iguales… tiene que madurar en otra cosa… ¿Qué tal si eliminamos el concepto de género? No sé, es una idea, yo aquí pensando locuras. Es que precisamente esa clase de distinciones es la que crea la diferencia, y si, hay malos hombres, hay malas mujeres, hay malas parejas, malos padres, pero es que gente hijueputa hay en todo lado.

Y si seguimos las consignas iniciales del feminismo, donde se buscaba un trato social igualitario a pesar de las diferencias biológicas, el problema no está en que unos nazcamos hombres y mujeres sino en que nos crían de cierta forma de acuerdo al sexo con el que nacemos, así que lo más lógico (digo yo, no sé) sería eliminar el concepto de género.

Hace poco debatía con un profesor sobre el racismo, y él me decía que el mismo concepto de que en los humanos existen las razas es racista, y si el racismo ha podido llegar a esas conclusiones, ¿Por qué los debates de género no?.

Por ahora me sacó de encima la chapa de feminista, de hembrista, machista, sumisa, macha, hembra alfa, (eso si, borracha hasta la muerte o hasta que cambie de opinión). Por ahora, en un comienzo, me conformo con declararme humana, pero sobretodo, me declaro yo.

16 Replies to “Dejo el feminismo, el regreso al sendero del humano promedio”

  1. Mientras no se pase la borrachera o cambies de opinión te digo que apoyo tu idea, cambiemos el concepto género por el de persona.

    1. Uy virgen santísima, calle boca ojalá no pase y yo me vuelva abstemia como mi amigo… Pero ya, enserio, es como lo más lógico, hablar de personas y no de género…

  2. No lo hagas nunca se es demasiado mayor para dejar de ser radical ;))

    1. Entiendo, pero es que uno se pegue a veces de unos discursos absurdos. 🙂

  3. Hola Kaldina.
    Es un poco inevitable que se nos escapen actitudes machistas porque crecemos en una sociedad espantosamente machista. Mira, sino, el contenido de los programas “para la mujer”, conducidos por mujeres; mira las publicidades de productos para la limpieza, de cosméticos… Varones y mujeres crecemos alimentados mentalmente por un modelo patético, condenados desde la cuna a un simplismo asfixiante: “nenes de celeste, nenas de rosa, pelotas de fútbol y Barbies”.

    No me resultas exagerada. Creo que hay que analizar el machismo enquistado que surge cuando estamos distraídos, o, groseramente, disfrazado de corrección política > En Argentina se creó la figura legal de “femicidio”, ya estaba prohibido matar gente, pero al parecer entienden que las mujeres no lo son.

    1. Es que viene del mismo entendimiento de qué es una comunidad vulnerada, la mujer se sigue considerando en esta categoría y por eso se le dan facultades especiales. Pero es difícil, en especial cuando el feminismo sirve cuando es de provecho para las mujeres, pero el machismo es cómodo bajo otras situaciones. Mucha hipocrecía en el caso, es tenaz.

  4. El problema es la separación. Generar una diferencia con algo es lo que habilita el conflicto. No hay nada que tenga un significado de por sí, todo significado es asignado. Por ende, cualquier diferencia es arbitraria. Con ello, y considerando la lógica de sentido, todo conflicto es auto-engaño, pelear por algo que no es más que la representación de mis ideas temporales sobre algo.
    Entonces, si, estoy de acuerdo con que no tiene sentido hablar de género.

    Saludos!

    1. Gracias… cierto que la cosa está en la separación… osea, hay unas realidades obvias, como la hormonal, la física… pero la mayoría de las coas por las que las personas pelean son conceptos.

    1. Muchas gracias!!!

  5. Aleccionador, sutilmente correcto. Bravo

    1. Gracias!!! Cómo estás? Hace rato no te leía 😛

  6. Creo que para salir de cuestiones extremas hace falta el efecto “péndulo”: irse al otro extremo. Eso se está viviendo con el feminismo, en los años 60 el hombre era el enemigo per se, después, al menos en mi medio, en México, se equilibró un poco con las feministas/humanistas, no radicales, luego empezaron las leyes que le dan todo el poder a la mujer y se lo quitan al hombre, tampoco es justo, es otro pendulazo, esperemos que pronto llegue, al fin, un equilibrio en que la igualdad sea para tod@s. No hay enemigos, sólo seres complementarios, independientemente del género, que, efectivamente es socialmente impuesto de acuerdo a los genitales con los que se nace.

    1. Siii… mira que es tenaz como terminamos pareciéndonos a eso que criticamos… cosa fea ole

  7. Opino, que como decimos por aquí, eres un peazo de tia!

    1. jajajaja… ¿eso es bueno o malo?

¿Te gustó el artículo? ¿Qué opinas de el?