Brujería SONY DSC

Leyendas Traquetas: Creencias de los Narcos

Mientras termino de leer Las partículas elementales (Ya sé, era tarea para el año pasado pero me entretuve demás con Saramago), hay un tema que siempre me ha llamado la atención, la cantidad de leyendas y creencias sobrenaturales que se crean en torno al narcotráfico. Desde la brujería hasta los injertos de creencias cristianas y algunos rituales africanos, el mundo del narcotráfico se ve bastante imbuido en una serie de prácticas “rituales” bastante llamativas, en parte formadas por un país extremadamente supersticioso, multiétnico y con procesos de desplazamiento relacionados con la violencia (No solo la moderna), que nos ha llevado a tener una gran variedad cultural. Algunas de las que más me llaman la atención son:

“Cabezas” para pedir favores

Alguna vez un brujo me contó que un trabajo común para los narcotraficantes era la creación de una especie de esculturas en forma de cabezas que contenían el espíritu de un demonio padrino, el demonio se encargaba de favorecer a su ahijado en algún aspecto específico, ya fuera dinero, poder, mujeres, etc. Los traquetos (o narcos) tenían que “alimentar” personalmente la cabeza a diario con un elemento relacionado con lo que les interesaba, en el caso de dinero las alimentan limadura de metal, en el caso de mujeres con flores, joyas o perfumes. Además debían ofrecerles un altar en su casa o ponerlos a la cabeza de la mesa, consentirlos como si fueran su amante y brindarles grandes banquetes compuestos de frutas, verduras y carne. En caso de que al demonio no le gustara la ofrenda o se descuidara su cuidado castigaba a su ahijado con pobreza, enfermedad o la muerte.

Warian

Balas rezadas

“Por la gracia de San Judas Tadeo, que estas balas de esta suerte consagradas, den en el blanco sin fallar, y que el difunto no sufra. Amén.”  La Virgen de los Sicarios, Fernando Vallejo.

Una práctica muy común, que además podemos apreciar en el cine y la literatura, es la de rezar las balas. La oración después del subtítulo corresponde a un fragmento de la novela “La virgen de los sicarios”, y curiosamente un círculo muy creyente en Dios es el de los sicarios. Como una medida de garantizar el éxito de su trabajo los sicarios suelen cocinar las balas en agua bendita y las rezan una a una, algunos les hacen cruces en la punta para hacer más efectivo el trabajo y que la víctima muera de forma inmediata, sin sentir ningún dolor.

Amarrar la mano del sicario

Esta es una creencia muy extendida en el mundo del sicariato, y se puede apreciar en la película “Perro come perro”. Cuando una persona muere a manos de un sicario, aunque puede funcionar en cualquier caso de homicidio por arma de fuego, durante el velorio se le amarran los pulgares de manos y pies al cadáver con un hilo rojo, esto ata al muerto a la mano con la que el sicario disparó (o a veces el cuerpo entero), esta empezará a descomponerse en la medida en que el cadáver lo hace. El fantasma del difunto también quedará ligado al asesino, atormentándolo hasta la locura. Para romper el hechizo el sicario deberá desenterrar al muerto y disculparse por haberlo asesinado mientras le desamarra los pulgares.

ラモンCANDELA photogra sicario
Imagen propiedad de ラモンCANDELA

Ritos para la protección

Entre los muchos ritos de protección que existen se encuentran los rezos para que no atraviesen las balas, para hacer invisibles los cargamentos o para esconder las caletas. Entre las oraciones más populares está una adaptación a la oración del Justo Juez, dice más o menos así:

Si ojos tienen que no me vean,
si manos tienen que no me agarren,
si pies tienen que no me alcancen,
no permitas que me sorprendan por la espalda,
no permitas que mi muerte sea violenta,
no permitas que mi sangre se derrame,
Tú que todo lo conoces,
sabes de mis pecados,
pero también sabes de mi fe,
no me desampares,
Amén.

(Rosario Tijeras, Jorge Franco)

Otra forma de protección es a través de pulseras otorgadas por santeros o escapularios. Los escapularios se usan de a tres, uno en la mano para que la puntería no falle, otro en el pecho para que no entren las balas y el tercero en el pie para que no los atrapen. Las pulseras otorgadas por santeros tienen diversas finalidades, las que son para protección se revientan en la muñeca para advertir a su portador que algo malo va a ocurrir o que alguien quiere dañarlo, así que deberá abandonar el lugar en donde esté y refugiarse en la casa del santero hasta que pase el peligro.

Fantasmas para cuidar caletas

Cuando se escondían caletas con millones de pesos o dólares los narcos solían (o suelen, no sé si todavía se use) matar una o dos personas y encomendarle la protección de la caleta enterrando los cadáveres con ella. Los espíritus espantaban a las personas que trataban de encontrarla o simplemente hacían imposible su ubicación. Es bastante común dentro de la idiosincrasia colombiana asociar la aparición de fantasmas con caletas de narcotraficantes abandonadas o con entierros indígenas.

8 pensamientos sobre “Leyendas Traquetas: Creencias de los Narcos”

  1. Es curioso en costa rica, conocí a una familia de tipos de estos. Y eran profundamente católicos, cuando menos bizarra esa forma de unir dos cosas que deberían de ser completamente antagónicas.

  2. Siempre supe que el narco y la magia van juntos.. lo que da pena es que usen a Doos si el que les corresponde es el diablo porque hacen cosas malas.. sera que piensan que es algo bueno matar por dinero? Otros invocan a Dios y al demonio.. estan totalmente perurbados

¿Te gustó el artículo? ¿Qué opinas de el?