Mi Experiencia con los Sueños Lucidos

Escrito por: Mariela Ibarra

Sonando-creatividadDesde hace un par de años cuento con la habilidad de tener sueños lúcidos a voluntad, algunos de mis amigos (Los que me creen, generalmente la gente piensa que yo hablo español y la mierda) me preguntan cómo le hago para tener conciencia dentro de los sueños, así que para los que les interese aquí van algunas apreciaciones:

Voy a dejar de lado la discusión de si los sueños muestran el futuro, son facetas de nuestro inconsciente o portales a otra dimensión, etc, y voy a orientar este artículo dentro de la perspectiva de que los sueños son historias armadas por nuestra mente (o como quieran llamarla) que tienden a tener ciertos niveles de coherencia, por eso regularmente no resultan extraños por más inverosímiles que parezcan. Desde esta perspectiva la habilidad de mantener lúcidos durante el sueño puede ser extremadamente divertida y nos puede traer experiencias realmente gratas. Una de las mayores ventajas del sueño lúcido es poder recordar la totalidad de lo que se sueña, es de verdad maravilloso.

A continuación un pequeño listado de los pasos o, mejor dicho, situaciones que me llevaron a tener sueños lúcidos:

Medita antes de dormir

Esto fue algo que descubrí sin querer queriendo cuando intentaba quedarme dormida mientras padecía un ataque de insomnio. Para lograr dormir pensaba durante mucho tiempo en mi rutina diaria, lo que iba a hacer el día siguiente, repasaba las cosas que veía en clase y así, hasta que empecé a pensar en lo que quería soñar. La primera vez que recuerdo haber tenido un sueño lúcido fue cuando me encontré en medio de una situación que previamente había pensado que me gustaría soñar (Y no les voy a decir que era porque no quiero que se enteren de mis fantasías de Super Saiyajin). Sin embargo, en cuanto me di cuenta que estaba soñando me dio miedo y esto me despertó, por lo tanto me encontraba todavía en un nivel muy bajo de lucidez, lo que nos lleva al siguiente punto.

Sigue tus instintos

Normalmente cuando soñamos aparecen cosas o situaciones que nos dan sensación de extrañeza y nos hacen preguntar si lo que estamos viviendo es realidad o un sueño, cuando eso les pase (A menos que sufran esquizofrenia) están soñando. Una vez identificamos los elementos que nos producen extrañeza, nuestra casa no es nuestra casa, la persona con la que hablamos no corresponde físicamente a como es en realidad o estamos haciendo algo que no podemos hacer normalmente, debemos mantener la calma y observar bien qué es lo que sucede a nuestro alrededor, los colores, el clima, el cielo, ¿Todo es cómo debería ser?.

niño_durmiendo

Pueden pasar varias cosas una vez desconfiamos de la realidad del sueño, lo que pasa con más frecuencia es que olvidamos lo que nos generó desconfianza y seguimos con el sueño normal. Algunos se asustan ven como todo se difumina o son absorbidos por una clase de fuerza y se despiertan, yo sentía, por ejemplo, que era succionada desde el cielo y me despertaba. Otros consiguen mantener el nivel de lucidez y continúan el sueño con la conciencia de qué están durmiendo.

Enfrontar el miedo

Una vez hemos caído en cuenta que estamos soñando debemos evitar el pánico, esto podría hacer que nos despertemos o, lo que es peor, trasportarnos a una pesadilla. Nuestros pensamientos deben ser claros al momento de descubrir que soñamos, tratar de pensar en cosas agradables, no hay nada más feo que enfrentarse a, no sé, un monstruo o algo que nos genere verdadero terror cuando aún no somos capaces de transformar el entorno de lo que soñamos, lo que genera mucho estrés y verdadero miedo. Durante una de mis primeras experiencias de sueños lúcidos quedé atrapada en medio de un ataque de una horda de zombis (Lo sé, vergonzoso, Hollywood se pifió mi mente) y me horroricé cuando traté de hacer un salto de escenario, o salir volando o lo que sea, y no pude. Los zombis finalmente me mordieron y yo lloraba pensando que había sido infectada de verdad.

Esto nos puede llenar de temor y arruinarnos la experiencia de la lucidez durante el sueño. La cosa es simple, si eres consciente de que estás soñando debes también ser consciente de que absolutamente nada de lo que te ocurra durante el mismo te puede hacer daño en la realidad. También nos puede pasar que, cuando decimos “Oh! Estoy soñando” en voz alta, las personas con las que interactúas durante el sueño van a tratar de convencerte de que no es cierto. Trata de hacer caso omiso y, nuevamente, observa a tu alrededor.

Utiliza tus rutinas a tu favor

Es más fácil descubrir que estás soñando a través de las cosas que haces a diario, debes tratar de identificar elementos extraños dentro de Sueñotus actividades cotidianas. Si ves a tu jefe hablando con un amigo tuyo que vive en Jamaica, si de camino a la escuela te encuentras caminando en una plaza en París, si llevas puesto un atuendo que no es tuyo (Y tampoco te lo han prestado), estás soñando.

Ahora me gustaría contarles diferentes cosas que me facilitan entrar en lucidez durante el sueño (Aunque existen personas que tienen lucidez desde el inicio del sueño, a mi todavía me toca darme cuenta)

El ejercicio del reloj

Es un ejercicio muy simple y te va a dar resultado de inmediato, una vez que desconfíes si lo que estás viviendo es un sueño mira tú reloj. La mente, a pesar de su complejidad, no alcanza a reproducir todas las cosas, normalmente se queda en la apariencia de las cosas, incluso estas cosas también fallan. Lo principal es la apariencia del reloj, si no es tu reloj o uno que identifiques como tuyo estás soñando. Pero lo más divertido de este ejercicio es de hecho “mirar” el reloj, como les dije antes, la mente no es capaz de reproducir la realidad en su totalidad, así que el reloj estará haciendo cosas extrañísimas. La primera vez que hice el ejercicio fue muy fácil darme cuenta que soñaba porque yo NUNCA uso reloj (Te gané mente), sin embargo me pareció genial ver que las manecillas del reloj estaban girando en sentido contrario y muy rápido. Otras veces lo he visto como una pantallita en la que aparecen muchos colores y ninguna manecilla o aparecen imágenes como si estuviera viendo una película.

Pensarán ¿Si todo es raro en el sueño por qué me va a parecer raro el reloj?, simple, porque es el ejercicio consiente que desarrollamos para despertar la lucidez. Como este hay miles de ejercicios, pero yo les recomiendo el del reloj porque es divertidísimo.

Trata de manipular el entorno

Ahora, si les parece muy simple el ejercicio de reloj y quieren probar algo más extremo, les sugiero que, una vez crean que están soñando, traten de manipular las cosas que están a su alrededor. Esto no es fácil de hacer, requiere cierto… no sé, cierta experiencia. Pero traten, por ejemplo, salir volando (Las primeras veces que traté sólo podía hacerlo por pocos metros), creo que esto es lo primero que hace el que se da cuenta que sueña. También traten de tele transportarse, yo he estado hasta en la luna, o de cambiar a su antojo las cosas que los rodean. Si la casa les parece pequeña agrándenla, si quieren cambiar el color del cielo háganlo, ¿Jugar una vez más con la mascota muerta? Qué maravilla. El único límite es su imaginación y la calidad de la experiencia del soñante siempre va a estar limitada por la creatividad que este tenga, la riqueza siempre viene de nosotros mismos.

Dreams_of_parisEl truco de la alarma

Si bien los estímulos externos pueden despertarnos, también pueden ser de gran ayuda para prolongar o incrementar la experiencia del sueño cuando se está lúcido y de esta forma aprovecharlo al máximo. Yo tengo un truquillo que empecé a usar para poder aprovechar hasta el último instante de sueño lúcido.

Cómo todos sabemos el tiempo real y el tiempo que para en un sueño no son compatibles, si bien podemos soñar que pasaron horas o días en una sola noche lo que es más frecuente es que el tiempo del sueño se nos pase muy rápido. Por lo tanto desarrollé una serie de estímulos externos que me iban indicando cuanto tiempo real tenía durante el sueño.

Sé que suena un poco complicado pero en realidad es muy fácil, no sé si les ha pasado que el sonido de un carro, una persona conversando en su habitación o cualquier tipo de ruido se les cuela en el sueño y ustedes lo perciben como parte de él. Yo usé eso a mi favor; como quería prolongar mis experiencias durante el sueño lúcido, decidí probar con poner una alarma suave, que no me despertara pero que alcanzara a alertarme en la realidad, para poder escucharla durante el sueño, sin que esto me despertara, lo difícil fue encontrar la bendita alarma, pero finalmente lo conseguí.

Programé la alarma, una especie de campanitas, en un tono medio cerca de la cabecera de la cama para que sonara cuatro veces a partir de la una de la mañana, y la alarma real, la que si me debe despertar, a las cinco de la mañana. De esta forma, a partir de que escuchaba la primera campana, yo sabía que tenía otras tres antes de que me tuviera que despertar para ir a trabajar.

Lo complicado de este truco es acostumbrarse a él, en especial cuando me encontraba en las facetas más profundas de sueño. Al principio no escuchaba ninguna, me despertaba en medio de la noche o escuchaba sólo una o dos antes de la alarma final, pero una vez me ajusté al sistema no tuve problema con el tiempo y la prolongación de mis sueños.

Lo que me lleva al siguiente punto:

Cuidado con los estímulos del mundo real

Muchas veces los estímulos del mundo real tienden a filtrarse en nuestros sueños y, cuando se está lúcido, tendemos a confundirlos. En una ocasión estaba soñando que daba una vuelta en una bicicleta y vi como todo empezaba a moverse, al final escuché algunos gritos y me costó mucho entender que los gritos venían de afuera y no del sueño. Casi como a los diez mil años me di cuenta que estaba en medio de un temblor y que debía despertarme para ponerme a salvo.

También me pasó que mi mamá entró a mi cuarto cuando yo dormía y dijo algo que yo alcancé a escuchar en el sueño. Le seguí la conversación y ella se puso a hablar mal de mi con otra persona. Me desperté furiosa y cuando fui a reclamarle me di cuenta que ni siquiera estaba en la casa, ella sólo entró a recoger algo a mi cuarto, se despidió (que fue lo que yo oí) y sencillamente incorporé su voz al sueño y seguí con esa línea sin darme cuenta que el estímulo ya no era externo.

Magnitud de Soñar

Bueno, eso es todo, espero que lo hayan disfrutado, ¿Han tenido experiencias así? Si se deciden a seguirme la lora me cuentan cómo le fue.

14 Replies to “Mi Experiencia con los Sueños Lucidos”

  1. Hace un par de meses mmm principios de año, tuve un sueño que pues al inicio y durante el sueño no era consciente de lo que pasaba, pero en un momento del sueño en le que soñana que estaba en unas montañas en el campo en el que era verano,hacia mucho sol empece a sentir como el olor caracteristico de cuando es verano a del pasto seco. sentia tambien el brillo del sol en mi cara y decidi por tocar los arbustos o hierba seca que se encontraban y de igual manera los sentia todo era tan real como si estuviera en ese mismo lugar, pero en ese momento en que soñaba eso supe de inmediato que tenia un sueño lucido y en ese mismo instante en el que me di cuenta que tenia un sueño lucido…..me desperte. Desde ese sueño al dia de hoy no he vuelto a poder tener un sueño lucido.

    1. Practica con un poco de meditación y verás como van siendo más seguidos.

  2. Los sueños es de las cosas más fascinantes de la vida. Luego la gente no entiende por qué me gusta dormir más de diez horas al día (aunque pocas veces puedo hacerlo). A lo mejor te interesaba verte una especie de ensayo sobre la vida y los sueños en formato película, ‘Waking Life’ (en parte se discute sobre los sueños lúcidos a los que aludes) o una obra de puro romanticismo onírico como ‘La ciencia del sueño’.

    1. Uy que bueno, como aprendí a hacerte caso con las recomendaciones, las voy a buscar y te digo como me va. La de Waking Life se ve pasada de buena. Gracias

    2. jaja, ya he insistido que no es que me guste mucho dormir, es que me encanta soñar… y en la mañana cuando se puede, uff tambien lo dicen en walking life.

  3. Esas dos películas son de mis favoritas, coinciden con que el sueño es como una receta, le va a gustar mucho. Mariela ahora practica la meditación dentro del sueño lucido. Igual cada persona tiene su viaje, yo empece estirando mis dedos, en el día para guardarlo en el subconciente doblaba mis dedos hacia atras, luego en el sueño, casi siempre por el color del cielo (el amanecer) me daba cuenta que no podia estar a esa hora en la calle y doblaba mis dedos, y estos siempre llegan hasta la mitad del brazo, sino es que se estiran hasta el piso, un poquito miedoso al principio gracioso después, eyy y volar wauuu, fueron varios sueños para aprender a controlar la velocidad y manejar las direcciones, pero hay días en los que no despego y solo tengo super velocidad e intento volar y salto y me doy unos golpes contra el pavimento, jaja pero obvio no duelen, pero se me ha dificultado mucho teletransportarme, al principio me tocaba volar casi que por tierra para llegar a otra ciudad y tenia que conocer el camino, entonces me demoraba mucho en llegar, luego descubrí que volando hacia arriba la ciudad y hasta el mundo se hace mas pequeño y puedo llegar mas rápido al lugar que quiero llegar, y aveces quiero encontrar a alguien y pienso y pienso o hasta grito su nombre y nada, llega alguien con el mismo nombre pero no quien quiero… Mujer soñadora un saludo hasta el día de hoy no recordaba porque la tengo en mis contactos, sera que nos conocimos por allá en un viaje de esos y aprovechamos un cibersueñonet y nos agregamos para acordarnos cuando nos despertáramos, jeje siempre soñé con hacer eso posible un sueño lucido con varias personas… con mis amiguitas en el cole, nos quedábamos de ver y una vez las encontré y casi muero de la emoción diciéndoles que mañana nos íbamos a acordar todas, siempre creí eso posible, en fin ahora lo intento todas las noches con mi pareja.

    1. Si, el cielo en los sueños es genial,no se me había ocurrido lo de la meditación, lo voy a probar y te cuento como me va. Nunca he hecho lo de la super velocidad, pero siempre me he podido teletransportar, a veces veo como todo se diluye y termino en el lugar que necesito, también puedo ir a lugares imaginarios, como Macondo. Es muy divertido, yo lo disfruto mucho. Creo que terminé en tus contactos por una cita que tenía yo en la firma del correo electrónico de Opio en las Nubes y tu la viste en no sé donde y te gustó, aunque de eso hace ya varios años, no recuerdo muy bien.

  4. Hola Kaldina, antes que nada gracias por visitar mi blog y no sé si llegaste a leer entero el artículo de los siete apkallu, porque realmente es muy largo. Sé que llegaste ahí a través de serunserdeluz. Pues lo que explicas aquí es realmente alucinante y super interesante. La verdad que te envidio, se nota a la legua que tienes mucha práctica en eso y que has analizado muy bien los elementos y desarrollado estrategias. Yo he tenido sueños lúcidos pero pocos, y lo que es peor, hace bastante tiempo que no tengo de forma algo continua. Siempre era el sueño de volar por los aires o flotar, un sueño increíble en el que te sientes super feliz y donde dentro del sueño tienes plena conciencia y estás pensando: “!Qué fuerte, estoy soñando y me estoy dando cuenta”, es tan vívido que no parece una dimensión onírica para nada. No puedo describir con palabras la inmensa felicidad que sentía. Ahora tengo alguno que otro, pero muy esporádicos y ya no de volar, qué pena. En fin, tú te has convertido en una master por lo que veo, a base de práctica. Es muy curioso porque mi próximo artículo va a tratar precisamente de un sueño que tuve, y también bastante lúcido pero de otra manera. No sé por qué llevo días y días pensando que debo explicarlo y compartirlo, no sé si creer en las “casualidades” o no, porque también mi camino se ha cruzado con el de Silvia y vengo de leer por encima sus experiencias con las regresiones y cosas así. Y aunque aquí no toca, me alucinó aquello de “burdeles de burras” en tu artículo sobre el maltrato a los animales. Lo leí por encima y comparto muchas de tus reflexiones, hay que educar y concienciar a la gente. Lo de las burras me dejó de una pieza, uno siempre escucha aquello de los pastores haciéndoselo con las ovejas de su rebaño…¿Tú crees que existirá el amor o el enamoramiento? Seguro que sí. Saludos Kaldina.

    1. Hola, gracias por tu mensaje. Mira que los sueños lùcidos es cuestiòn de practicar y tratar de tener conciencia. A mi me gusta mucho soñar con comer o caminar, tambièn hablar con personas.
      Y bueno, si tenemos los mismos intereses tarde o temprano nuestro camino se va cruzando, aunque frente a casualidades a veces creo que me llegan las personas y las cosas en el momento que las necesito, que soy capaz de asimilarlas o de entenderlas. Y lo de las burras es tremendo, yo pensè que era un mito hasta que conocì a un amigo periodista que me mostrò una investigaciòn y bueno, tremendo.
      En cuanto al amor, probablemente la persona pueda desarrollar sentimientos sobre el animal, pero quien sabe. En el link del video que dejè sale una sexòloga que explica eso y hace una conceptualizaciòn entre la zoofilia y el bestialismo, es interesante en una manera muy aterradora.

  5. […] luz del día, funcionando en el mundo real, se pueden tener ensoñaciones o visiones. Incluso algunos/as afortunados/as pueden (mientras duermen) teledirigir, crear y tener sueños lúcidos a voluntad, lo cual es sin […]

  6. Yo he tenido un par de sueños lúcidos dentro de otros sueños lúcidos. Ambos han sido… wow, no sé qué adjetivo usar. Pero el más sorprendente fue este. Estaba soñando un muy buen sueño (un viaje). Y era un sueño tan bueno que me pregunté a mí misma: “¿Cómo se si no es solo un sueño? No puedo saber, y ya.”
    Luego caí en cuenta de que sí era un sueño, y me pregunté: ¿Y si fuera un sueño dentro de un sueño?
    Y me dije que solo iba a esperar que no lo fuera, solo iba a disfrutar.
    En el sueño del sueño, alguien me estaba atacando, entonces decidí despertar, y aparecí en mi habitación. Pero cuando desperté (dentro del sueño), todavía pensaba que seguía en el sueño, y le hablaba a las personas refiriéndome a cosas del sueño. Ellas me miraban raro. Entonces me puse a recorrer todo el lugar para saber si seguía soñando, y al ver que varias cosas habían cambiado, me di cuenta de que había despertado, y nada había sido real. Fue un gran shock. Pero luego me di cuenta además, de que aunque había despertado, todavía estaba en un sueño. No quise seguir soñando, porque para mí ya no valía la pena. Entonces parpadeé, y ahi sí desperté de verdad. Wow.

    Otra vez me soñé que me soñé que podía controlar mis sueños, e incluso despertar a voluntad. Y cuando “desperté”, seguía soñando.

    1. Vaya! Que buena experiencia. Los sueños son deliciosos, me encanta cuando tengo esa clase de sueños.

¿Te gustó el artículo? ¿Qué opinas de el?