CUANDO PIENSAS QUE NADA PUEDE SALIR PEOR…. ALGO SALE PEOR

Escrito Por: Mariela Ibarra

Mal despertarDisculpen el tono Coheluno del presente post, pero es que hay ocasiones en las que de verdad nos sentimos jodidos… y todo no hace más que empeorar, porque bien dicen por ahí, cuando uno está cagado la mierda le llueve del cielo. Y yo que había pensado que mis aventuras estrambóticas habían terminado el año pasado cuando cerré mi Diario del Fin del Mundo, pero me equivoqué.

Digamos que la cosa fue más o menos así, un día me levanté re tarde porque la alarma no me sonó, me tuve que ir derecho al baño y salir corriendo sin desayunar, el transporte al trabajo casi me deja, pero de suerte lo alcancé, sin embargo llegué cerca de las nueve a la oficina porque había trancón. Me picaba la cabeza porque tenía el cabello sucio y me desbaraté el peinado, pero que digo peinado, si me medio había hecho una moña con el afán en el que salí. Me quería comer algo, entonces me di cuenta que dejé las galletas en el otro bolso.

En el Trabajo

Mi jefe entró a la oficina y me pidió que le ayudara con algo porque iba a estar en una reunión, y queridos lectores, déjenme decirles que si hay algo parecido al infierno debe ser supervisar una línea de niños que se van a vacunar.

Entre gritos, berrinches, actos valientes y lágrimas prosiguió mi día, y de pronto me empecé a sentir mareada, que digo mareada, si me iba contra las paredes. También me fastidiaba un ojo, y me dije, ¡carajo que día!, y justo pensé eso cuando me regañaron porque las niñas gritaban muy duro y no dejaban dar clase.

8306710-mal-dia-en-el-trabajo-aislado-en-blanco

Hacía el medio día me sentía yo muy indispuesta, además me estaba partiendo del hambre, no había podido comer nada. El almuerzo fue una bendición, aproveché el descanso para pedir una cita médica y, ALELUYA!!, me la dieron para el mismo día a las seis. Entonces sentí que el mareo volvía con toda intensidad, me entraron las de vomitar pero me aguanté lo mejor que pude, me daba pesar desperdiciar un buen almuerzo.

Llegué nuevamente a supervisar la fila de dolientes y ya hasta me estaba gustando mi papel de ángel de la destrucción, pero el malestar se había hecho severo, me dolía parte de la garganta, el oído y me picaba el paladar; me machuqué un dedo por andar descuidada y se me partió la uña dejándome el pedazo en carne viva, me atrasé en todo lo demás relacionado a mi trabajo, incluso hubo quien se quejara porque no estuve atendiendo la oficina, pero aparte de todo eso ya la cosa andaba mejor.

Cerré mi día laboral con todo bajo control y me dirigí a la cita médica medio tambaleante por el mareo, pero aliviada porque pronto ese día terminaría, escuché Lonely Day de System of a Dawn y todo pareció despejarse.

En el Médico

Durante la cita me sentí mágicamente reconfortada, la médica me envió varios exámenes, entre esos de glucosa y una prueba demédico-asustado-13035554 embarazo, y ¿a que no adivinan cómo salieron las pruebas?, me salieron perfectas, Ja! me los bananié, ya dijeron que estaba en embarazo…. Pero ya, volviendo al relato, ya me estaba despidiendo de la médica cuando le dije que en la tarde había tenido un poco de molestia en el oído izquierdo, ella se acercó a revisarlo y quedó pasmada brevemente, fue directo al teléfono y llamó a otro médico… y entonces yo quedé medio asustada, ella me sonrió amablemente y me dijo que sólo quería consultar “algo”. cuando entró el otro médico ella sólo le dijo que por favor mirara lo que yo tenía en el oído. El médico revisó y se quedó mudo, entonces le dijo a la médica que llamara a noséquiensito para que me hiciera un lavado de oído de emergencia. A los, no sé… cuatro segundos, llegó el tercer médico y procedió a revisarme el oído y luego preguntó, como si me estuviera hablando a mi, pero en realidad se dirigía a sus dos colegas… -¿Usted qué es lo que tiene en ese oído?-… Y ahora imagínenme a mi ahí sentada, en medio de tres médicos que empezaron a debatir qué carajos era esa cosa que tenía yo metida en el oído, si con uno sólo ya me asustaba, con dos yo preguntaba la gravedad, con tres pregunté si debía llamar al notario para firmar el testament. La cosa fue así, la primera pensaba que eran motas de copitos para los oídos (A pesar de que le insistí que yo no usaba copitos para limpiarme), el segundo pensaba que eran motas de la toalla (Lo que era muy probable) y el tercero pensaba que era un taco de cera.

Finalmente me hicieron el lavado de oído (que antes de doloroso fue más bien incómodo), no sin antes apostar entre los tres a ver cuál tenía la razón. El proceso fue largo, llevaban casi un tarro de glicerina y la cosa esa que me estaba pudriendo el oído no quería salir, entonces sentí que algo aflojó y un potente chorro de agua aglicerinada inundó mi canal auditivo mientras un penetrante olor a cera invadió la sala…

Tres Chiflados Medicos

Los tres médicos se asomaron a la bandeja que permanecía aún adherida en mi cuello y se miraron desconcertados.

–Mire lo que le sacamos del oído-

Y si, señoras y señores, al fondo de la bandeja descansaba una especie de pelota blanca, tan grande que me pareció absurdo que saliera de mi oído, era como una cosa envuelta en cera de oído y pus, era… (Trataré ser lo menos exagerada en la descripción) Un gusano…  un blanco, medio peludo, cochino, mugriento, podrído y  asqueroso gusano… era tan inmundo y estaba envuelto de tal forma que parecía… Mejor no les digo que parecía porque les juro que no vuelven a comer camarones.

Y quieren saber que es lo peor de caso, que es el tercer insecto que me extraen del cuerpo, ya de niña me habían sacado un gorgojo del mismo oído y también un gusano de la rodilla (La historia del gusano de la rodilla es graciosa, si algún día me animo se las cuento). Así que recuerden, a mi me quedó bastante claro, cada vez que piensen que su día ha ido mal les pueden sacar un gusano del oído, por mi parte me alejaré del cóctel de camarón un tiempo.

5 Replies to “CUANDO PIENSAS QUE NADA PUEDE SALIR PEOR…. ALGO SALE PEOR”

  1. Suele suceder, es así.

  2. Que te mejores, cielo.

    1. Gracias, ya estoy mucho mejor ahora.

    1. Oh No!!!… Nunca vuelvo a tomar una siesta en el parque!!! Guacala!!

¿Te gustó el artículo? ¿Qué opinas de el?