¿Cuidado con el Amor?

Escrito por: Mariela Ibarra

mascaras enamoradasA propósito de la obra de Alberto Rodríguez, que me había pasado hace un tiempo y no había leído, “Cuidado con el Amor” reúne una serie de cuentos bien interesantes, donde el doble sentido y el humor negro abundan, la violencia y la tragedia rellenan una atmósfera que termina por asfixiar a los personajes. El cuento ¿De quién es esa sangre Susana? me pareció genial, es decir, si un incendio, un enfrentamiento entre paramilitares y el ejército, niñas encerradas en medio de la tragedia, un acto heroico y un abandono materno no son buen material para un cuento… ¡Y eso que todo lo anterior pasa en el primer párrafo!. Sin embargo en momentos el libro se me hizo un poco belicoso, no sé si era necesaria tanta sangre, tanta violencia, por momentos me sentía leyendo el cuento que inspiró una película ochentera de categoría B, pero ¡qué va! Si a mí me encantan esas películas.

Erasmo de Rótterdam consideraba el amor como un acto de locura, a mí me parece (Y creo que en eso coincido con Alberto) un acto de violencia. El amor no es más que un simulacro, una pretensión, una demanda de ser reconocidos por el otro, nos enamoramos de la idea de ser amados, construimos al otro desde nosotros mismos, lo idealizamos, no le robamos la identidad. Empezamos a ocultarnos bajo prendas, sumimos la barriga, falseamos la risa, afinamos la voz al gusto del otro, atamos nuestros modales a los suyos y ellos se enamoran de la idea que se forman de nosotros, como si cada uno tuviera un espejo en la cara y nos tragamos del reflejo que vemos en él; Amamos lo nuestro que encontramos en el otro y nos arrojamos de lleno a la auto contemplación. Que violento y retorcido, una triste simulación.

Amamos una máscara construida meticulosamente para gustarnos, tejida a nuestra medida, a nuestros intereses. Adoramos que siempre huelan rico, que se vean tan pulcros, que tengamos los mismos gustos, que nos veamos bien juntos, un espejo de nuestras expectativas, nada es auténtico pero no importa, o acaso a cuántos no les ha pasado que al despertarse en la mañana no reconocen esos ojos que les devuelven una mirada enamorada, porque la pestañina le ha desdibujado la máscara.

Entonces la realidad nos golpea de lleno, descubrimos que a nuestro ser amado le da mal aliento, que caga, le gruñe el estómago  y se pega unas risotadas que hacen temblar la casa, al final nos fastidia hasta la medula esa especie de chasquido que hace al parpadear. Pero esto es soportable, finalmente es injustificable ser así de superficial, no está bien para el papel, se supone que nos enamoramos de un ser, el que quiere al perro lo quiere con chanda.

Y la cosa solamente empeora, empezamos a descubrirles manías, tics nerviosos, que sorben la sopa, que no quieren a la mamá, que son alérgicos a todo, que tienen mala ortografía. Para cuando nos damos cuenta esa mirada dulce se vuelve empalagosa, los comentarios sarcásticos nos resultan pedantes, lo banal o profundos que puedan ser, lo sueltos o reservados, las hadas se hace polvo en las tardes de ocio, cuando nos tomamos un momento para reflexionar sobre todas esas cosas que al comienzo nos enamoraron pero que a la larga terminan emputando, y entonces esa forma de vida que crece y pulula cerca nuestro, que nos abraza y dice que nos ama con fervor se hace francamente insoportable. Terminamos amaneciendo con un perfecto desconocido y a veces preferimos despertar al lado de una rata hambrienta y rabiosa que con esa cosa que se cree dueña de nuestra vida.

Empezamos a añorar nuestros momentos de soledad, la vida antes del amor, cuando no teníamos esa rutina asfixiante pero necesaria, cuando cada mirada nos ofrecía una oportunidad, nos abría el refrescante paraíso de la posibilidad. Queremos recuperar espacios, desarrugar papel manchado de lo que era nuestra vida antes de que apareciera esa criatura que se ha ido apoderando de nosotros, adueñándose de nuestra vida como su fuera un cáncer.

desenamorado-femenina

Ya no queremos ser parte de un “nosotros”, simplemente queremos volver a ser un “yo”. Culpamos al otro por la máscara que construimos para él, lo tratamos de falso por desilusionarnos sobre la imagen que construimos para él, lo insultamos por no querer ser el objeto de nuestras pretensiones. O nos pasa al contrario y somos nosotros los desechados, los dobles, los artificiales, los insuficientes. Me gustó “Cuidado con el amor” porque no existe nada más violento que el enamoramiento… pero no me hagan caso, hay quienes dicen que yo en lugar de corazón tengo un callo.

6 Replies to “¿Cuidado con el Amor?”

  1. interesante la apreciación que tiene de el amor , se nota q sabe mucho de el tema ,

  2. Interesante este punto de vista diferente.

    Siguiendo tu línea no romántica, te comparto dos posts que explican desde el punto de vista frío y científico por qué nos pasa lo que expones aquí.

    Desde la neurobiología, la endocrinología y la química:

    https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2015/06/07/que-nos-hace-enamorarnos-y-desenamorarnos/

    Desde la psicología para descubrir qué pasa en la mente subconsciente:

    https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2015/04/25/por-que-nos-desenamoramos-tan-pronto/

    En mi opinión necesitamos ese coctel de hormonas para sentirnos viv@s, aunque después pase todo lo que mencionas aquí, vale la pena amar, por la dicha de estar enamorad@.

    Te deseo lo mejor para el 2016, y te mando un abrazo de luz.

    1. Hola!! Si, el amor es importante, pero es sólo que a ratos apesta… malas elecciones especialmente, pero mejoraré 😀 Un abrazo y felices fiestas

      1. He tratado de enviarte este comentario varias veces, espero que ahora sí salga.
        Vale la pena, aunque signifique sufrir si no era lo que esperábamos o simplemente se acaba, hay que intentarlo de nuevo, extraño a esa amiga animosa y enamorada que escribe poemas preciosos, espero que pronto estés como te conocí, feliz y contenta.
        Feliz y mejor año 2016, te mando un abrazo de luz

        1. Awww… gracias! Si, volveré, el 2016 pinta muy bien para mi.

          1. Me da gusto amiga, bienvenida de regreso a ser tú. Un abrazo de luz

¿Te gustó el artículo? ¿Qué opinas de el?