Sobre la Soledad, la Montonera y el Alivio

Escrito por: Mariela Ibarra

Suzumiya Haruhi No Yuutsu
Suzumiya Haruhi No Yuutsu

Hace unos años me regalaron “Suzumiya Haruhi No Yuutsu”, serie animada japonesa que según él me iba a gustar. La serie cuenta la historia de una joven llamada Haruhi, que inconscientemente es la creadora de la realidad en que vivimos y la cual está a punto de destruir (también inconscientemente) al entrar en crisis por no encontrar en el mundo nada que la estimule, todo le resulta aburrido.  La serie como tal es atractiva y, una vez se entra en tono con el método de narración en que se presentan los acontecimientos en la misma, resulta entretenida. Algo que captó fuertemente mi atención fue el detonante de la crisis de Haruhi, ella fue a ver un partido a un estadio y la impactó profundamente ver la cantidad de personas de que habían en ese lugar, después sacó un promedio de las personas que habitaban Japón y luego las que habían en el mundo y esto la hizo sentirse insignificante, su existencia, comparada con la de esas miles de millones de personas, no significaba nada.

 

Sin embargo, al contrario de Haruhi, la montonera me produce alivio, me encantan los tumultos para estar conmigo, no existe experiencia más solitaria que el estar perdido en una multitud. No sé si han escuchado alguna vez eso de que hay que para encontrarse hay que perderse primero, desde mi limitada experiencia es una frase muy acertada.  Creo que el silencio más fuerte se produce cuando hay mucho ruido afuera, cuando el tumulto es tan grande que no nos permite exteriorizar nada, todo lo que queremos expresar se ahoga en el estridente exterior, entonces nos quedamos atrapados, a solas con nuestras ideas. La masa se agolpa a nuestro alrededor y pasamos a ser nada, desde afuera no somos sino una pequeña mancha inidentificable  y ese anonimato me parece emocionante.

Solo en la Multitud
Solo en la Multitud

Somos una cara más entre un montón de caras indiferentes, marchamos en esa especie de sinfonía de cardumen que nos aísla, nos adentra más en nuestro universo personal, empezamos a conectarnos con esos espacios que, por estar pendientes de las cosas del exterior, olvidamos que estaban ahí. Salen a flote recuerdos, olores y esa tremenda sensación de soledad que en esos momentos me resulta reconfortante, estoy en compañía de mi misma y todos mis pensamientos se aprisionan en mi.

One Reply to “Sobre la Soledad, la Montonera y el Alivio”

  1. Bendita soledad, cuando estas rodeado de gente…..Maldita, cuando esta no esta….Cuidate

¿Te gustó el artículo? ¿Qué opinas de el?