UNA MAÑANA EN UN BUS CUALQUIERA

Escrito Por: Mariela Ibarra

Me pica la lengua, tengo que confesarlo, Recorrer en bus la ciudad ya no me parece divertido. Puedo aguantarme el terror de la guerra del centavo, una matadita de lombrices no está mal para empezar el día, soporto el “Uy eche pa’ atrás mami que atrás hay puesto”, grotesco, lo sé, pero pasable.

Pero si hay algo que me resulta completamente aborrecible son las emisoras caleñas en el bus (Que deben ser el mismo bodrio en todo el país). Bus a Blanco y Negro

Esta mañana escuché (Y por mi madre que no exagero), que el locutor decía, “Uy mami, quiere que le guarden el chorizo en la nevera o prefiere que le guarden todo el mercado”… Que verguenza.

Y las “emisoras juveniles”, que enserio, jusgando por los contenidos de los programos, deben pensar que los jóvenes tienen mentalidad de anémona, que temas más flojo, probablemente al locutor lo marcó una relación que tuvo en su adolescencia que nunca pudo superar y ha decidido matarse a paja, y matarnos a todos a punta de pajasos mentales. Que horror, que verguenza tan infinita, necesito un I-pod con urgencia, recibo donaciones.

¿Te gustó el artículo? ¿Qué opinas de el?