V DE VENDETTA Y LOS HEROES REBELDES

Escrito por: Mariela Ibarra

Hace poco vi la película V de Vendetta, en general me pareció interesante el personaje principal V, un sujeto misterioso que lucha por derrocar un gobierno fascista motivado principalmente por la venganza, inspirado en el personaje histórico Guy Fawkes, conocido por conspirar contra la vida del rey Jacobo I de Inglaterra durante la Conspiración de la Pólvora en 1605.

En general lo que percibí de la película, además de las múltiples críticas al estado de bienestar, la conformación de gobiernos totalitarios, el neoliberalismo, la hipocresía religiosa, etc, es que hace un llamado a la conciencia y el despertar del pueblo.

Una secuencia muy atractiva fue en la que, casi al final de la película, miles de personas salen a las calles de Londres usando máscaras de Guy Fawkes y se encuentran con las fuerzas militares que han sitiado el edificio del parlamento. En ese sentido los ciudadanos no son un grupo de personas, son una masa homogénea que representa el deseo del pueblo de terminar con ese régimen. Los militares tienen que tomar una decisión, disparan o los dejan seguir, desde los comunicadores nadie les ladra una orden, se encuentran solos y confundidos, tienen poder de decisión y, por lo tanto, responsabilidad sobre sus actos.

Esta escena me recordó al caso del Tank-man o “El Rebelde Desconocido”, el joven que se paró frente a un grupo de tanques del ejército chino que iniciaba en hilera la ocupación de la ciudad de Pekin para reprimir la revuelta de la Plaza de Tiananmen de 1989 en la República Popular China. Las cámaras grababan el hecho que se convertiría en historia, el intento desesperado de un estudiante que se enfrenta sólo, sin más armas que su propio deseo de no ver su ciudad hecha pedazos, a un enemigo represor más poderoso, y entonces las cámaras registraron lo impensable, el primer conductor detuvo su marcha y, después de intentar esquivar al joven sin lograrlo, apagó el tanque.

El Hombre Tanque

El Hombre Tanque es un símbolo mundialmente famoso que representa tanto la lucha del ciudadano por la libertad, como el cuidado del ejército por su pueblo, incluso fue denominado como uno de los hombres más influyentes del siglo XX y en China aún es un Tabú hablar sobre él, pues el gobierno lo considera como un rebelde y un traidor, tal vez esta sea la causa por la que ha permanecido en el completo anonimato.

Algo que me llama la atención, y es algo que nadie sabe con certeza, es si el conductor recibió la orden de detenerse y no aplastar al joven o fue un llamado de su propia conciencia, pero representa un momento en el que un joven deja de ser un joven y un soldado deja de ser un soldado, ya no son ente represor v.s rebelde, sino que se transforman en seres humanos enfrentados uno contra otro por factores ajenos a ellos y, el darse el lujo de comprenderse como humanos, dejando de lado las condiciones que los pusieron en esa situación, les permite elegir hacer lo que es correcto.

Se necesita más que coraje para pararse frente a un tanque y se necesita más que rebeldía para que un soldado no cumpla con lo que es mandado a hacer, especialmente cuando en un conflicto un soldado mata a otro, que bien podría ser su hermano, su vecino, su amigo, por el simple hecho de usar un uniforme diferente al suyo.

El homicidio es aceptable siempre y cuando exista una ideología que los demás entiendan como aceptable y por lo tanto lo sustente, una vez la ideología pierde su sentido quedamos de pie ante el horror. En la edad media era aceptable que la iglesia mantuviera bajo cualquier método un control sobre las actividades de los demás, porque ellos eran los representantes de Dios sobre la tierra y era su responsabilidad mantener las almas de los otros a salvo para la eternidad, de esta forma se constituyo la inquisición y sus actividades eran aceptadas, una vez se desvirtuó este paradigma sólo quedó la cortina del oscurantismo fundamentalista y las terribles historias de torturas y homicidios que se ciernen sobre el catolicismo como una pesadilla. El caso de Ruanda, el reinado del terror de Robespierre, los falsos positivos, los campos de concentración, el KKK, los casos se cuentan por millones.

Pero casos como el del Tank-man son los que hacen que el mundo cambie y sea, de cierta forma, un lugar más soportable para vivir. Ahora, en cuanto a superhéroes me quedo con Batman, que se niega a recurrir al asesinato como media para reprimir las actividades de sus enemigos, a la larga un homicidio es un homicidio sin importar su justificación, entonces me pregunto, ¿Cuándo sea la ideología bajo la que nos cobijamos caiga, frente a qué nos quedaremos?.

A continuación les dejo el link para que vean el video en Youtube.

¿Te gustó el artículo? ¿Qué opinas de el?