GENERALIDADES SOBRE LOS TROLLS

Por: Mariela Ibarra

No les molesta que leyendo una receta sobre cómo preparar un lomo de cerdo en salsa de lulo aparezca alguien comentando que el mejor método para destazar lo enseño Álvaro Uribe en su escuela de paramilitarismo, ¿Uh?, ó están disfrutando tranquilamente de una discusión en un foro sobre el último festival de la canción y  alguien postea la imagen de un zorro u otro animal despellejado, tan grande que no permite ver los comentarios anteriores y los que le siguen son sólo para insultar al personaje en cuestión, o que cuando hacen un comentario sobre un video, noticia, etc, alguien los ofende, se devuelven a revisar su comentario y no encuentran qué despertó el ataque y, cuando confrontan al que los insultó, este los vuelve a prender a madrazos desatando una discusión sin fin. Si se han identificado con alguna de esas situaciones déjenme decirles que se encuentran ante un troll.

Para aquellos que no están familiarizados con el término, ¿recuerdan el cuento del troll que vive bajo un puente?, ahora imagínenselo con un computador y con conexión a internet. Se conoce como “Troll” a aquella persona que en internet sólo busca generar malestar, controversia, que las discusiones giren en torno a él o simplemente molestar a otros usuarios.

Este es un fenómeno que lentamente se está convirtiendo en una cultura virtual, existen  incluso páginas de apoyo al troll, donde los usuarios comparten estrategias, anécdotas, incluso realizan alianzas para romper foros, grupos y páginas. También se han creado campañas para tratar de eliminar el efecto “Troll”, a través de la moderación o de advertir a los usuarios que “No alimenten al Troll”, haciendo alusión a la literatura infantil donde ellos mueren si no se les presta atención. De los cientos de ejemplos que hay, son especialmente atractivos aquellos que desarrollan una identidad virtual, con cuentas de correo, perfil en diferentes redes sociales, etc. Existen incluso casos en los que las disputas dejan de ser malestares virtuales y se convierten en problemas reales.

En febrero de 2011 un grupo presencial de escritura creativa fue víctima del ataque de un troll. Cuando se enviaron las cartas de aceptación al taller a través del correo electrónico, entre las respuestas de agradecimiento una ganó notoriedad, especialmente porque fue enviada a todos los miembros del taller (y no sólo al correo desde el que se había enviado la carta de aceptación inicialmente), donde una mujer escribía que para celebrar que la habían aceptado iba a comprar un vestido rojo, había hecho reservaciones en el mejor restaurante de la ciudad e iría con su esposo a tomarse una botella del mejor vino de la casa, hasta el momento nada especial a excepción de una mujer un poco engreída. La cosa empezó a complicarse cuando inició el taller y la mujer nunca se presentó, inmediatamente iniciaron los comentarios entre los miembros, que se encontraban a la expectativa de conocerla.

Al avanzar las clases uno de los miembros empezó a enviar mensajes insultantes a sus compañeros, en especial a los que no compartían sus puntos de vista, el asunto terminó cuando envió un mensaje donde dijo que sostenía una relación homosexual con uno de sus compañeros, a lo que el ofendido reaccionó confrontándolo durante una sesión del taller, la cosa se puso tan fea que conllevó a la expulsión de los dos individuos, sin contar con los muchos que desertaron por que estaban hartos de la situación. El que inició la disputa terminó aceptando que se trataba de una mentira y confesó que fue él quien envió el correo de la mujer del vestido rojo desde una cuenta ficticia, sólo quería ver las reacciones de los demás miembros ante su mensaje. Aunque esto se hubiera evitado fácilmente con un poco de moderación de los mensajes y con la protección de la base de datos a través del CCO.

En Estados Unidos una joven enfureció al mundo, y sacudió internet, al publicar un video donde le agradecía a Dios por el terremoto en Japón. Durante el año 2010 la usuaria de YouTube Tamtampamela había realizado una serie de videos con contenidos de extremo cristianismo, decía que Obama era el anti-Cristo, que los no creyentes iban a “arder en el infierno”, se alegraba por el terremoto en Haití porque era una señal divina (Este video fue el que la lanzó al estrellato en YouTube). Su canal había generado miles de comentarios, tanto a favor como en contra de sus posturas, pero cuando publicó el video “God is Good” se convirtió en una paria de internet después de decir “Dios es tan increíble … hemos estado orando específicamente para que Dios abra los ojos de los ateos de todo el mundo … Y sólo unos días después, Dios sacudió el país de Japón. Literalmente agarró el país por los hombros y dijo: “Oye mira, yo estoy aquí ‘”.

Los comentarios no se hicieron esperar, sólo que en esta ocasión el video recibió más atención de la que ella deseaba. Los usuarios, horrorizados, empezaron a montar videos en su contra, además de los millones de comentarios que recibió en su bandeja de entrada, que iban desde simples insultos hasta amenazas de muerte, su video se hizo tan popular que apareció en espacios como Vanity Fair, Gawker, Perez Hilton, el sitio web de Richard Dawkins y El Miami New Times, otros trolls y hackers de Internet robaron su información personal y publicaron su nombre real, dirección de domicilio y número de teléfono. Antes de cerrar su cuenta en Youtube dejó un video donde explicaba que ella era un troll y que estaba harta de que le enviaran pizza.

En una entrevista realizada por theatlanticwire.com dijo cómo se sentía el día que publicó el video “Esto va a hacerme sonar como una mala persona…  estaba un poco emocionada por que todas estas personas estaban enojadas, porque soy un troll y me gusta conseguir una reacción de la gente.”

Visto desde otra perspectiva, lo que hizo que Tamtampamela cerrara su cuenta de Youtube y abandonara la identidad que había estado creando durante un año, fue que ya no contaba con el respaldo del anonimato que le brindaba internet, pues, al revelarse su verdadera identidad, ya no le servía de escudo para seguir insultando personas a su antojo, ahora era vulnerable al ataque de alguien que pudiera sentirse agredido por ella, la revelación le dio un nivel de responsabilidad sobre sus palabras.

También existen casos de personas con puntos de vista muy fuertes y controversiales, que pueden fácilmente ser confundidas con un troll, por eso hay que intentar ver la intención que tiene el usuario que publica determinado contenido, así que la estrategia para descubrir a un troll es sencillamente darse cuenta si sólo buscan provocarnos y, si les siguen el juego, sólo demuestran que son unos incautos.

2 Replies to “GENERALIDADES SOBRE LOS TROLLS”

  1. Me agrada mucho la forma en que asemejas a los desocupados con los trolls. Has creado una denominación para aquellos que adquieren reconocimiento por medio de sus fechorias.

    1. Pues ese término no me lo inventé yo, sólo que en colombia está poco difundido.
      Gracias por el coment andrés!

¿Te gustó el artículo? ¿Qué opinas de el?